De ruta (gastronómica) por Londres

En octubre del 2011 me instalé en Londres con la intención de vivir la experiencia british por una temporada. Durante esos meses conocí varios lugares diferentes, innovadores y con encanto. Más que ser sitios en los que alucinas con la comida lo haces con el espacio en sí, la decoración, la idea, el allure; es el juego con los pequeños detalles lo que les hace llamativos. Imagínate la de bares, cafeterías, tiendas y restaurantes que debe de haber en la ciudad, por lo que no les queda otra que invertir en innovación y distinción, encontrar así la forma de destacar. Es una ciudad competitiva al máximo, para lo bueno y para lo no tan bueno.

Os presento mi Top 10:

  1. Gordon’s Wine Bar (47 Villiers Street, London WC2N 6NE): se dice que es el bar más antiguo de Londres. Bajo tierra nos encontramos con una antigua bodega de luz tenue. Te embriaga al instante el aroma a humedad, corcho,madera, papel y uva. De clima muy íntimista y paredes revestidas con recortes de periódicos y revistas de antaño. Además puedes acompañar el vino con tu selección de quesos o platos típicos ingleses de campiña, mermeladas, pickles y pan. 

phot497.jpg

 2.  Happiness Forgets (8-9 Hoxton Square): para llegar debes bajar unas pequeñas escaleras, por lo que o     vas avisado o nunca repararías en él. Se repite la atmósfera íntima del anterior pero en esta ocasión la estrella es el cocktail. Los tienes de todos los tipos, desde los más clásicos a los renovados, servidos en diferentes formatos. Es curioso ver a los camareros vestidos a lo años 50 con tirantes, camisa y gorra. Recomiendo que reservéis antes porque no es muy grande y se llena enseguida.

 3.  Lock 7: Este es el claro ejemplo de idea sencilla con un toque especial que consiste en algo tan fácil como juntar en un mismo espacio una tienda/taller de bicis y una cafetería (el local multifuncional está de moda). Perfecto para tomar un café con unas tostadas o un bizcocho casero, o una ensalada de hummus con un zumo recién hecho, mientras te arreglan la bici. Está situado en el barrio de Hackney, junto al canal, totalmente de moda y lleno de buen ambiente.

home-big-8022e3d0f048b10467c187363d83f5ca.jpg

 4.  Albion Cafe (2-4 Boundary Street, Shoreditch): es una pequeña tienda con productos frescos que cuenta con una cafetería-panadería-pastelería-restaurante. Situada en el este de Londres, concretamente en Shoreditch, un barrio de efervescencia artística lleno de tiendas, galerías y restaurantes que merecen mucho la pena visitar, aunque solo sea por darte un paseo y deleitarte con el estilo que tiene la gente que por allí ronda. Concretamente fue en este cafe donde probé un crumble de manzana con helado de vainilla para caerte de la silla.

albion_bankside_768.jpg

 5.  La Petite Maison (53-54 Brook’s Mews): habréis adivinado ya que se trata de un restaurante francés. Antes de entrar debes apartar una pesada cortina de terciopelo, pero una vez dentro tienes la sensación de haberte transportado a un restaurante del centro de París. El trato del personal es exquisito, y tanto el sumiller como el maitre te ayudarán a elegir de forma acertada los platos y el vino que los acompañe. Un lujo para el paladar y el bolsillo.

photo001.jpg

 6.  Yauatcha (15-17 Broadwick Street. Soho): una noche cualquiera caminando por el Soho me topé con un restaurante con que contaba con un escaparate/acuario, al asomarme pude ver los dulces perfectos de todos los colores habidos y por haber. Evidentemente entré ya que quería deleitarme con ese arte repostero. Pues bien, el Yauatcha es un restaurante chino contemporáneo, no hace falta más que ver la decoración para entender cómo se aplica lo contemporáneo a un chino; y es que este tipo de cosas sólo se pueden ver en las grandes ciudades, acostumbrados a los chinos de cuadros cascada y leones de oro. Es caro, pero probar alguno de sus pastelitos es una inversión en felicidad.

IY239352_942long.jpg

 7.  Taro (61 Brewer Street): seguimos con los orientales, ya sabéis que son mi debilidad. Este es el típico restaurante pequeñito, familiar, siempre a tope y que cuenta con la presencia de su fundador: Taro San, un hombre menudo y de mirada ávida. Qué decir, comida típica japonesa perfecta para acompañarla de un buen sake que te caliente el cuerpo y el alma. Advertiros de la ausencia total de cubiertos (o palillos o las manos).

 8.  Borough Market (8 Southwark Street): junto al London Bridge encontramos este mercado único en el que encontrarás todo tipo de productos frescos que comprar y degustar: quesos, yogures, carnes, embutidos, fruta y verdura, setas, vinos y licores, bizcochos, tartas, confituras, pastas, arroz, especias, cereales… Un paraíso gastronómico que recorrer con mucha paciencia y tiempo dándote la oportunidad de charlar con sus productores y comerciantes. Es grande, por lo que os aconsejo echar un vistazo al mapa para no perderos nada ni andar tontamente. Cada cierto tiempo organizan eventos tales como exposiciones o demostraciones.

 9.  Broadway Market: este mercado es más pequeñito y con menos aglomeración. No es estrictamente culinario sino que también encontrarás ropa, bisutería, música, libros… Tiene un ambiente bohemio y trendy, y puedes sentarte en la calle para escuchar al grupo que esté tocando ese día de forma improvisada. Pero lo que lo hace atractivo son las tiendas que lo rodean, llenas de cosas curiosas, más o menos vintage y únicas.

 10.  Sketch (9 Conduit Street): Alucino con este último restaurante, no he tenido la suerte de ir porque ni sabía de su existencia, es una recomendación hecha por una amiga que vive allí. Es como entrar en un sueño muy bohemio, concretamente los propietarios lo describen como un triple sueño, en el que disfrutarás de comida top, arte(visual) y música. Y como ocurre en los sueños, lo harás avanzando a modo de levitación de una sala a otra, una cena en the Gallery, un almuerzo en the Lecture Room, el té de las cinco en the Glade, unos huevos revueltos en the Parlour y un cocktail en the East Bar, o todo en todos los sitios y mucho más en cada uno de ellos. Sin duda un espacio donde soñar, descansar, actuar y deleitarte.

Tras el negocio siempre vienen las personalidades, en esta ocasión estamos hablando del exitoso creador de restaurantes  Mourad Mazouz y el chef de cocina saludable Pierre Gagnaire. Los precios son bastante caros, pero al fin y al cabo se trata de cocina hecha por uno de los chefs con más renombre de la nouvelle cousine, y de sobra sabemos que lo que tiene nombre se paga. Yo lo tengo claro, en mi siguiente visita a la ciudad no faltará el Sketch en la hoja de ruta.

The Gallery

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s