Mi homenaje a M.V.M.

Esta entrada es especial, ya que es a forma de homenaje a un artista de las letras, un genio hecho a si mismo, valiente, que corrió a la contra de una mayoría peligrosa y nunca abandonó las palabras, la literatura. Gracias a su obra podremos seguir enriqueciéndonos de su sabiduría, nosotros y los que vengan detrás. Sus hojas plagadas de sentido común y de fuerza quedarán para la eternidad.

montalban.jpg

Manuel Vázquez Montalbán fue ensayista, poeta y novelista. Durante su juventud participó activamente en la oposición del régimen franquista, lo que le valió una condena de cárcel por tres años. Este hecho no le abatió, sino que lo aprovechó para escribir su primer libro, el ensayo Informe sobre la información. Su lucha no había hecho más que empezar.

“Nunca podré agradecer lo suficiente a Franco que me cerrara las puertas de los diarios, lo que me permitió tener todo el tiempo para mí y escribir tantos libros.”

Posteriormente se integró en el equipo editorial más importante de la oposición “tolerada”, la revista “Triunfo”. En esta publicación dejó grabado su sello mordaz, ávido, inteligente, humorístico y ameno. Prueba de ello son obras tales como “Crónica sentimental de España” o “Manifiesto subnormal”.

Después le seguirían las narrativas de género negro con el conocido general Carvalho como protagonista que le dieron fama internacional, y decenas de escritos más. Hasta que en 2003 se despidió del mundo a causa de un paro cardíaco en el aeropuerto de Bangkok.

Como hombre multidisciplinar que fue, poseía un gran conocimiento culinario y gastronómico. El amor por la cocina catalana corría por sus venas junto con la pausa que en ella impera, sus colores y olores a terruño, a mar. Su recuerdo quedó marcado por una barra de pan blanco y un cucurucho lleno de aceitunas negras que su madre le ofreció.

Con una visión totalmente contemporánea redactó la acertada obra “Contra los gourmets”, estos son un par de fragmentos que recomiendo os leáis:

“Una reflexión sobre la cocina sólo puede hacerse desde el desenfado, aunque esta declaración de principios implique el riesgo de analistas al modo chateleriano que descubran el complejo de culpa que subyace en todo partidario de la felicidad. Ser partidario de la felicidad implica un ejercicio de desalienación constante ejercido incluso contra una excesiva toma de partido en pro de la felicidad. La gastronomía es un saber gratuito donde los haya, porque modifica artificialmente la relación saber-necesidad de la alimentación. Sólo se puede reivindicar desde un espíritu lúdico que implique la misma toma de posición gastronómica, y en cuanto el gourmet cae en la tentación del sectarismo y el dogma, se convierte en un pedante árbitro de la nada.”

1066514405_740215_0000000000_noticia_normal.jpg

Abordaba el comunicar gastronómico sin plutocracia y sí respetando su esencia.

“Afortunadamente, los comentaristas de la cocina modernos –y los españoles se incluyen entre ellos— han rechazado el modelo del gourmet selectivo y dictador, codificador de conductas, y lo han sustituido por el orientador irónico que propone un conocimiento cómplice a través del filtro de la ironía condescendiente con un vicio inocente. La gravedad sobre el conocimiento gastronómico se la reservan gourmets advenedizos refugiados en el penúltimo territorio de singularidad que le queda a la obra única y fugaz, o bien científicos que desde la antropología o la sociología convierten la gastronomía, cuando no la simple alimentación, en la prueba de esquemas cientifistas que tratan de hacer coincidir con un conocimiento sistemático de la conducta humana, individual y socialmente. No es que no pueda o no deba realizarse esta aproximación cientifista, pero, al igual que la aproximación del gourmet, tiene a ser mutiladora de una relación libre y placentera con el comer como goce en el que participan el espontaneísmo y la cultural, el azar ya la necesidad.”

Tenía una visión romántica de lo culinario que me apasiona. Una delicadeza en el trato que comparto. Insistió en la relación entre el comer y el amar, con la comunicación y la sensualidad como vehículo:

“No se puede generalizar, pero hay una relación directa entre comer, beber y amar. Especialmente la bebida conduce a la cama porque desinhibe y los esfínteres se abren en función del ambiente.”

“El tío que se guisa un plato y se lo come solo es un onanista. La gula o es comunicación o no tiene ningún valor. La comunicación implica una apropiación porque siempre implica convencer a alguien y nunca el receptor es tan fuerte como el emisor. En el juego de propuestas de la sensualidad siempre hay uno que persuade y otro que es persuadido Ahí está la gracia del asunto. En toda propuesta sensorial hay una intención sexual.”

Derrumbaba mitos sin miramiento alguno:

“Empecemos por aclarar una falsificación: dicen que la dieta mediterránea se basa en el aceite de oliva y eso es mentira. En buena parte de la cocina catalana y valenciana se emplea la manteca de cerdo. Reivindicar una cultura alternativa en torno al aceite de oliva es puro voluntarismo.”

MANUEL-V.M.-BARCELONA.jpg

Y trataba temas un tanto polémicos con humor y claridad, de tal forma que dejaba al interlocutor “vendido”:

“Los vegetarianos son unos criminales porque se ha descubierto que los vegetales son sensibles y gritan cuando los cortan. Bobbio, en Izquierda y derecha propone revisar nuestra relación con los animales. Según me voy haciendo mayor, me alcanza una piedad tremenda por los cerdos, los cabritos y los corderos. Me temo que estoy en crisis. Desearía que cualquier industria inventara comidas químicas para evitar la matanza de animales, salvando, eso sí, el bacalao al pil pil.”

En un homenaje de Ferran Adrià, éste reconoció que el escritor fue el primero que habló de lo que se estaba haciendo en El Bulli, calificándolo de “cocina de investigación”. Esto ocurrió cuando la gente aún no sabía como ponerle nombre a lo que se hacía en el restaurante. Ferrán apuntó:

“Era de los que iban a los restaurantes con un gran bagaje de conocimientos, pero con una actitud muy discreta. Nunca causaba problemas ni polémicas. Si no le gustaba lo que comía, prefería no decirlo. Su manera de protestar era no volver a los restaurantes que le decepcionaban, pero sin montar escándalos ni buscar polémicas.”

“El hecho cultural más importante de los últimos treinta años en España es lo que ha pasado en la cocina española”. Manuel Vázquez Montalbán

Si él daba tal importancia a la cocina española en cuanto aporte cultural, yo se la doy a su persona en cuanto a difusión de esa cultura y genial sabiduría. Gracias por compartirla con el mundo.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan Carlos Perez Usandizaga dice:

    Muy agradecido al homenaje que haces de Montalban. Yo conocía poco sus trabajos. Solo sabía que escribió sobre el género negro y era un gran amante de la buena comida. Una incultura más de las mias que me hace avergonzarme un poco por no saber mas de un gran hombre de las letras que perteneció a mi generación. Ésta publicación la leeré mas de una vez y quien sabe si también algo de Montalbán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s