Volver a jugar con Paco Roncero

Escuchar, oler, ver, saborear y tocar. En la cocina se ha repetido hasta la saciedad que todo forma parte de un juego en el que participan los cinco sentidos. Si hay algún escéptico que dude de esta afirmación le recomiendo que siga leyendo.

page pr4

Al entrar en el Taller de Paco Roncero, escondido tras una de las majestuosas puertas del Casino de Madrid, sientes que has pasado a otra dimensión, y no sabes si lo que realmente harás ahí será solo comer. Se trata de una amplia sala con paredes, suelo y techos, todo al blanco, que sirven de lienzo para la variedad de colores que allí se proyectan. Y es que la iluminación tiene un papel fundamental.

page pr2

En el centro se encuentra la verdadera protagonista de esta experiencia multisensorial, la larga mesa para ocho comensales. Es una mesa interactiva donde se van proyectando diferentes imágenes en función de lo que se busque transmitir con cada plato. Pero también hay que levantar la mirada porque las dos pantallas, una a cada lado, te desvelarán más secretos.

 Todo en la vida tiene un comienzo, y en el Taller lo que rompe el hielo es una cata de aceites, ingrediente base de su cocina. El ambiente se perfuma de aroma de olivo y queda envuelto por el sonido de la brisa. A la cata le siguen unos snacks, como los filipinos rellenos de foie. Los platos principales no son menos especiales: como una apasionante paella sobre una almohada (no comestible) que desprende intensos aromas a naranjo para transportarte a los campos valencianos, o un caldo de liebre que despierta la culpabilidad humana a todo ser sensible. El fin siempre viene marcado por los postres, y los que Paco Roncero te presenta tienen la facultad de que vuelvas a ser niño. Bueno, ellos o la banda sonora de Forrest Gump que suena de fondo.

El factor sorpresa siempre funciona muy bien, y si te digo Frank Sinatra, música, Casino de Madrid, salón de copas, seguro que algo te imaginas. Ellos juegan con eso, con la fantasía y la percepción. Porque comiendo no solo se llena el estómago, también el alma.

page pr-

Los privilegiados que pueden sentarse en esta mesa 2.0.son personas elegidas precisamente para ello, no vale el llamar y esperar aunque sea dos años. Así que por ahora lo único que nos queda es soñar e imaginar por nuestra cuenta, que tampoco está mal.

la foto (10)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s