Una bella giornata

Hoy no es San Valentín, ni un día especialmente romántico, pero nunca un día tiene que ser especial para hablar del amor. Siempre he creído en él y en este blog he repetido hasta la saciedad lo importante que es hacer las cosas con amor porque convierte lo simple en algo con significado.

Sentir amor cada día es un privilegio que se nos ha otorgado como seres humanos que somos, amor de muchos tipos y a todos los niveles. Pero lo fundamental es no dejar de sentirlo, no desaprovechar ese privilegio.

Roma es, para mí, la ciudad del romance y del amor, lo lleva grabado en su nombre. Allí es fácil enamorarse, caer rendida a sus pies o a sus colinas, enredarte en sus calles de baldosines brillantes y pulidos por el tiempo. La vida fluye y la vida pasa.

????????????????

Imagino llegar una mañana del temprano verano a Termini dispuesta a recorrerla enterita. Ropa cómoda, calzado por supuesto que también, y adelante.

*Una bella giornata a Roma*

El espresso y cornetto de la mañana me lo tomo en Sosta Urbana (Urbana 47), en el barrio de Monti, jóven y animado desde primera hora. Es un local con decoración industrial en el que todo lo que ves lo puedes comprar.

Con energía en el cuerpo camino hasta el Colosseo ahora que aún es pronto y no ha llegado la avalancha de turistas. Todo sigue igual, él imponente y los “gladiadores” insistentes para que te saques una foto. Recorro Via dei Fori Imperiali hasta Piazza Venezia, y el tráfico se hizo locura. Cojo Via del Corso tutto dritto, y entre tiendas sigo adelante hasta llegar Piazza Colonna. Me adentro en las calles y decido comer pronto para que la tarde me de mucho de sí. Elijo Da Gino (Vicolo Rosini, 4), escondido en un ángulo de la Piazza del Parlamento. Típica comida romana servida por camareros de toda la vida. Rodeada de frescos es fácil imaginarse a estrellas de la época dorada charlando animadamente frente a unas polpette (albóndigas). Las alcachofas son de otro planeta.

Para tomar el café voy a tener que andar un poco hasta Tazza d’Oro, pegado al Pantheon. Lleno de turistas sí, pero el café despierta a una hasta el alma. Se bebe rápido que la vida sigue.

Vuelvo a salir a Via del Corso y esta vez me la recorro entera, hasta que se abre majestuosa Piazza del Popolo. Allí estará “Michael Jackson” haciendo su número, pero lo que quiero es subir las escaleras hasta Villa Borghese, sentarme en el mirador a observar la ciudad y quedarme ahí, paralizada durante largo rato. Bajo por Viale Adamo Mickievicz y luego por Viale Gabriele D’Annunzio hasta dar con las escalinatas de Piazza d’Spagna. Difícil encontrar un hueco donde sentarse, los vendedores suben y bajan sin descanso y desde aquí puedes ver gente de todo tipo, incluso inventarte historias. Pero no bajo, no me apetece entrar en ese bullicio, así que cojo la Via dei Due Macelli que se encuentra con Via dei Tritone donde espero mi autobús directo al Vaticano.

fuente:l-alter

El viaje es una aventura entre bocinazos, baches, curvas y calor, mucho calor. Ya en el Vaticano todo es monumental y grandioso, procesiones de personas y grupos, cada uno peregrinando por un motivo que solo a él le pertenece. Tengo mucha sed de dulce, voy a por un gelatto. No dudo ni un momento donde acudir para encontrar el mejor, Old Bridge (Viale dei Bastioni di Michelangelo, 5) junto a los museos vaticanos. Seguramente tendré que esperar cola pero da igual, merece la pena.

Via della Conciliazione me reúne con el Castel Sant’Angelo, cruzo el puente del mismo nombre y, botella de agua en mano, estoy lista para recorrer el Lungotevere dirección barrio judío. Un lugar donde siempre encuentras una tranquilidad y frescura que se agradecen. No es muy grande pero tiene una magia íntima. Me siento en una de sus terrazas a tomarme algo frío y ver como el Sol va cayendo.

????????????????

Trastevere me queda justo enfrente y no puedo imaginar un lugar mejor para cenar, así que cruzo el Ponte Fabricio por la Isola Tiverina y eccolo!. Ahora tengo dos opciones, sentarme a cenar en la encantadora terraza de la Cornucopia (Piazza in Priscinula, 18) y comerme unos buenos spaghetti con marisco o caminar por el barrio hasta Freni e Frizioni (Via del Politeama, 4) y disfrutar de un aperitivo (barra libre de comida con tu consumición) acompañado de un cóctel. Como estoy imaginando elijo ambos, que un día es un día.

Entre el ambientazo que se respira y lo bien que me ha(n) sentado la(s) cena(s), no quiero ir a dormir todavía. Busco una tienda donde me vendan una botella de vino y cojo un autobús que me deje en Piazza Navona, porque no la he visto aún y no me puedo ir sin verla. Allí siempre hay un espectáculo que merece la pena o un grupo de erasmus conociéndose o despidiéndose.

De Navona, y a través de pequeños laberintos, llego a Pantheon, y de nuevo a Via del Corso. Entro en las calles por Via delle Muratte hasta escuchar el sonido del agua romper, ahí está, blanca y radiante la Fontana di Trevi. Es tarde y en sus escaleras se sientan solo un par de parejas confidentes. Es esa tranquilidad que asusta, esa grandiosidad que abruma y ese silencio que inquieta. Abro la botella de vino y solo escucho, me escucho a mí. He estado todo el día rodeada de gente y coches, pero ahora solo estoy yo. Pienso y me doy cuenta de lo que amo y lo que no. El tiempo pasa volando, tempus fugit. Es la hora, debo ir al hotel a dormir algo que en unas horas se parte.

Las calles silenciosas y vacías de Roma te muestran otra cara de la ciudad, una cara que solo los gatos nocturnos conocen. El olor a pino me lleva hasta mi destino, me descalzo y respiro. Buenas noches Roma, Buonanotte amor.

fuente:guatantavara
Sosta Urbana
Sosta Urbana
fuente: nessundove.net
Da Gino
fuente: davidddownie.com
Tazza d’Oro fuente:flickr
Old Bridge fuente:selectitaly.com
DSCF1202
Cornucopia
Freni e Frizioni

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Roma, Roma, Roma… No hay palabras para describir a La Ciudad! Me ha encantado el recorrido: lo he hecho mentalmente mientras lo iba leyendo y ahora solo tengo ganas de comprar un billete! En cuanto a los sitios, podría decir otros nombres, pero en mi próxima visita seguiré tus consejos.
    Enhorabuena por la entrada! 😉

    1. Gracias Merchis! Qué tendrá esta ciudad que tanto marca… Espero tus sitios para visitarlos cuando pueda volver!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s