Helado y nada más

Estás paseando y los ves de refilón. Un surtido de colores admirado por algún goloso. ¿Cuántos helados han caído este verano?. Mi madre tendrá esta pregunta clara ya que tiene la costumbre de guardar las cucharillas de cada helado que se toma. Sean los que sean, es difícil no sucumbir y volver a ser niño por un rato, hasta comer el piquito final del cucurucho.

Los primeros granizados los hicieron los chinos a base de nieve, miel, leche, frutas y arroz. Fueron también quienes inventaron un sistema de almacenamiento de la nieve manteniéndola en cuevas subterráneas.

En la época romana el comercio del “oro blanco” era una industria importante, siendo el sorbete de miel un lujo del que disfrutaban los reyes. En la Edad Media, sin embargo, se asocia con el pecado o la brujería.

Durante la misma época, en Oriente Medio perfeccionaron la receta y, a través de la mezcla hecha con hielo del monte Etna y los cítricos sicilianos, se dio origen a la tradición heladera de la isla.

Tenemos que esperar hasta el siglo XIV para los primeros éxitos europeos en la fabricación del “hielo crema”. Fue entonces cuando Ruggieri, un comerciante de pollo y cocinero a tiempo parcial, ganó un concurso gastronómico de postres fríos; tal fue el éxito que Caterina de Medici quiso llevárselo con ella a Francia. Su receta secreta era tan codiciada que, lamentablemente, Ruggieri tuvo que volver a su antiguo oficio por amenazas y ataques.

En el mismo periodo, Bernardo Buontalenti, arquitecto, ingeniero y miniaturista, además de un chef altamente refinado al servicio de Cosimo I, construyó en el Palazzo Pitti de Florencia recipientes enormes aislados con corcho para conservar el hielo. Inventó también una máquina para la elaboración de postres congelados que siguen siendo famosos hoy en día, como la Crema Florentina y Gelato Buontalenti. Cuando la noticia de su éxito se expandió, Caterina de Medici ya le había secuestrado para que pudiera servirla.

Pero, ¿qué vino luego?, ¿quién expandió la industria comercial de este producto?, ¿cuándo y por qué apareció el cono?, ¿qué han aportado más recientemente Ferran Adrià y Massimo Bottura?.

Próximamente en No Apoyes los Codos.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan Carlos Perez Usandizaga dice:

    Interesantisimo y no me perderé la próxima. Yo no soy tan de helados como era Caterina, tal vez por eso los personajes de la noche y el día que presiden la tumba de los Médicis, esculpida nada menos que por Miguel Angel, se quedaron helados y petrificados sin haberse movido hasta el momento, al menos que yo sepa.

    1. AGUSTÍN SESEÑA VALTIERRA dice:

      Sentido del humor, adquirido mas que con helados con polos de puro hielo tintado. En el bar Mauricio algunos palos que sostenían los polos llevaban premio. Recuerdas?

  2. Estherhazy dice:

    !Qué bien tener tus entradas tan interesantes y amenas de nuevo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s