Marmitako

Los seres humanos siempre queremos y valoramos lo que no tenemos, es ley de vida. Ahora queremos la tranquilidad, la desconexión… buscamos como si de oro se tratase lo casero, lo hecho a mano, lo natural, lo no procesado.

En mi lista de placeres de la vida puse que me gustan los marineros, y es verdad. Me gusta la dedicación y las horas regaladas al mar y a la espera. Valoro esa constancia, esa paciencia y esos madrugones.

El marmitako es un plato que rinde homenaje a todos ellos. Fue en los barcos vascos donde, al no tener mucho más que bonito y patatas, se dio el invento. En cazuela de barro (o marmita, de ahí su nombre) se compartía entre la tripulación, abasteciéndoles de energía y calor.

El bonito es un pez muy codiciado de aguas templadas y tropicales. Es un producto estacional que sólo se captura durante los meses de verano. La denominada Campaña Costera del Bonito sale a la mar desde el mes de Junio hasta el mes de Septiembre.

Ingredientes:

Para 4 personas

–          1Kilogramo de bonito del norte fresco, ya limpio sin espina, piel y partes negras.

–          1 Kilogramo de patatas (Se pueden poner más, pero tenemos que tener en cuenta que el ingrediente principal de este plato es el bonito).

–          1 Cebolla grande.

–          3 Pimientos choriceros.

–          1 Guindilla (opcional).

–          Aceite de oliva.

–          Sal.

Preparación en cuatro pasos:

1. Para empezar con nuestro marmitako, en primer lugar, si podemos, el día de antes pondremos en agua los pimientos choriceros. Si no puede ser, los daremos un hervor en un recipiente. Una vez empapados les quitaremos la piel y las semillas.

2. Pocharemos la cebolla picada en trozos pequeños. Mientras tanto, por otro lado, coceremos en agua las espinas del bonito con una cucharada de sal.

3. Después, incorporaremos las patatas peladas y troceadas (cortadas irregulares, que la patata suene al cortarla con el cuchillo con un “chic”) a la cazuela de la cebolla, removiendo con una cuchara de madera, y se añade a continuación los pimientos choriceros, la guindilla y el caldo que hemos preparado, cubriendo las patatas. Dejaremos hervir a fuego lento unos 20 minutos.

4. Una vez haya pasado este tiempo añadiremos el bonito troceado en dados y dejaremos cocer unos 10 minutos más. Para que el plato adquiera toda su textura, conviene dejarlo reposar unos 15 minutos y a continuación serviremos (siempre muy caliente).

La voluntad de Dios por grillos tienes,
Y escrita en la arena, ley te humilla;
Y por besarla llegas a la orilla,
Mar obediente, a fuerza de vaivenes.

En tu soberbia misma te detienes,
Que humilde eres bastante a resistilla;
A ti misma tu cárcel maravilla,
Rica, por nuestro mal, de nuestros bienes.

¿Quién dio al pino y la haya atrevimiento
De ocupar a los peces su morada,
Y al Lino de estorbar el paso al viento?

Sin duda el verte presa, encarcelada,
La codicia del oro macilento,
Ira de Dios al hombre encaminada.

Francisco de Quevedo

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan Carlos Perez Usandizaga dice:

    ¡¡¡Qué bonito!!!, mas aun que el bonito del norte. Si yo pudiese hacerme un marmitako tan apetitoso como el que tu me has cocinado en tu publicación, me sentiría muy orgulloso. El otro dia oí por la radio que la patata no hay que cortarla con cuchillo sino arrancada con ayuda del cuchillo, porque así se ayuda a que salga la fécula y luego el caldo está mas denso. O sea no tengo ni idea de cocina, ni tan siquiera cocino, pero me atrevo a dar lecciones.

    1. Bonito tu!. Mira lo de la patata no lo sabía, gracias por compartirlo.

  2. esther dice:

    Qué plato de marmitako más apetitoso, sobretodo ahora con la lluvia y el tiempo más fresco.
    He releído tu lista de placeres de la vida y es una gozada seguirla y evocar sensaciones al hacerlo.
    Lo que nos cuentas en cada entrada me da información de cosas que no sé, me hace disfrutar con la evocación de sensaciones y vivencias, pero tu forma de contarlo aporta un plus a todo ello.
    La poesía de Quevedo profunda y difícil de entender sin dedicarle tiempo para entender su sentido, y aún así sigue siendo difícil porque el tiempo no pasa en balde ni para las palabras.
    La foto del puerto creo que es de Bermeo.
    Muchas gracias por este placer casi semanal, ya queda menos para la siguiente.

    1. Y gracias por tus palabras y tus ánimos .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s