Se abre la veda de fiestas

El Norte, Centro y Sur son cosas totalmente diferentes, es así, es muy bonito eso de sentirse todos a una pero también lo es sentir las diferencias y aprender de ellas. A mí me gustan todas las partes del país, me encanta Castilla y León y su cecina, Andalucía y su olor a olivo, Valencia y sus zumos de naranja, La Rioja y sus pueblos fortificados, la Sierra de Gredos, los Picos de Europa, la frontera con Portugal, el viento de Cádiz y, por supuesto todo lo que me da mi tierra.

El verano nos da la oportunidad de conocer, de saber más, de leer más, charlar más y alargar los días mucho más. Dormimos menos pero las siestas son largas. En ciertas partes del país hay una franja horaria en la que parece prohibido pisar la calle, es tal el calor que hacerlo sería un acto kamikaze. En el Norte no es así, es precisamente en las horas centrales cuando más se siente el verano pero nos gusta, luego seguramente nos tendremos que poner el jersey fino para no pasar frío.

Es tiempo también de fiestas. Se abre la veda y no termina hasta septiembre. Cuando estaba allí durante el verano me recorría junto a mi cuadrilla todas las que el tiempo me permitía y cuando tocaban en mi pueblo, Larrabasterra, me daba algo de miedo porque, o las pasaba en la calle y me unía a todos ellos, o el ladrido de los perros hacía imposible el poder dormir.

Si nunca has estado en unas fiestas del País Vasco te recomiendo que hagas caso a lo que voy a decir.

Lo que te encontrarás -y no- :

– Si se trata de una fiesta grande, el txupinazo es sagrado. Ponte la equipación que más rabia te de y métete hasta el centro de la plaza para pringarte entero. Harina, huevos, vino… yo que tu llevaría una buena gorra o incluso gafas de natación.

chupinazo-fiestas-amurrio--647x331

– Se hace botellón, mucho, largo, quizá sea lo único que hagas durante toda la noche. Excursión a Eroski para comprar provisiones de vino y Coca-Cola sobre todo, sino lo que te apetezca. Se bebe de todo y en grandes cantidades. Los vasos de tubo no existen, aquí son de katxi.

– El momento del botellón es el momento clave para ligar. Piensa bien dónde sentarte porque va a decidir el curso de la noche. Seguramente acabéis hablando con el grupo que tenéis al lado, y si no queréis lo intentarán ellos. Puede que algo cuaje o puede que no, pero es el momento porque después, en las txosnas, es misión casi imposible.

30bd507

 

– En las txosnas la gran gran gran mayoría de la gente va muy pedo. Te reirás con uno y con el otro, bailarás aunque te hubieses prometido no hacerlo, e incluso puede que caiga algún que otro aurresku tonto. Depende del pueblo, pero no te esperes mucho pachangeo, lo que escucharás será más que nada rock, punk, todo muy subversivo y rebelde.

– Las vistas y el entorno serán privilegiados. Junto a una ría preciosa -y limpia-, campa, mar, playa, ladera, riachuelo… naturaleza en estado puro; gracias a la cual hacer tus necesidades es mucho más fácil. Cuidado porque por el camino puede que te encuentres de todo, mirada al suelo y al frente al mismo tiempo.

leikeitio-pais-vasco-le-cercle-san-antolin

– Se viste deportivo, de tirado, no tacones, no camisas, no excesos, como si fueras a la compra en sábado por la tarde, algo así.

– Posiblemente, y dependiendo de la parte de la que vengas, te choque la forma de relacionarse que tiene la gente. Es diferente, súper afable, súper campechana pero nada de chistes ni cantes. Escucharás muchos “aibalaostia” deputamadrechaval” “vengaahi” “vengaestamos” “agur” “quepasatu” y ese tipo de cosas. No te asustes, somos todo ternura.

– No dirán fiestas sino “jaias”

1376301970_0

– Todo está equipado para que si llueve, te puedas resguardar sin problema bajo los toldos. Suele pasar porque aquí el tiempo no avisa. Pero también tiene su parte buena porque son esos momentos en los que puedas conocer a alguien que te alegre la noche…

– Andarás mucho y te pasarás largo rato buscando a los desparecidos o serás tú a quién busquen.

– Conocerás a gente de lo más peculiar y entablarás una conversación de lo más cachonda con el hombre de las gafas con luces o pañuelos, a quien intentarás regatear el precio.

– No sabrás cómo ni por qué pero amanecerá sin darte cuenta y será el mayor subidón. Te pegarás el último baile antes de ir directo a devorar un buen bocata de lomo con pimientos, tortilla o de bacon y queso. Porque aquí comemos bien siempre, a cualquier hora y en cualquier estado.

– Será inolvidable y a la mañana siguiente te despertarás con la boca alpargata, un tufo a kalimotxo importante, pero listo para ir a la playa, meterte en el Mar y que todo se vuelva de color verano.

1313862896_0

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Elena dice:

    Que bien explicado y cuantos recuerdos. Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s