Las copas sin nombre con connotaciones sexuales

Me gusta comer, me gusta beber bien y me encanta hacer las dos cosas a la vez. Que alguien, quien sea, me sepa aconsejar y se adelante incluso a mis propios deseos, eso es lujo del de verdad. Y muy importante que no me de gato por liebre, que no haga lo mismo cinco minutos después en la otra mesa, eso es desencanto del bueno.

Ahora que sí, que estamos en verano, que por fin ha llegado y se ha instalado hasta septiembre. Ahora que se puede dormir con la ventana abierta y hacer fotos para ti, no solo para Instagram. Ahora estamos de fiesta casi a diario y el dinero dura menos porque salimos más, nos lo jugamos todo sin necesidad de que sea la última carta. Ahora se rompen más relaciones, se come ligero y se bebe el triple.

“esta profesión de escribir es un largo paseo entre copas”

Capote

Las copas que no faltan en las terrazas instaladas en plena calle viviendo horas altas, o en aquellas que miran los veleros listos para salir al mar en las próximas horas bajas.

Las copas sin nombre con connotaciones sexuales:

UME UME

  • 25 ml cognac
  • 25 ml sake de ciruela
  • 25 ml zumo de limón
  • 10 ml clara de huevo

2801620513_dab5f2ff19

DON PRIMO

  • 5  ml vodka Ketel One
  • 20 ml vermú casero
  • golpe de bitter de limón
  • golpe de bitter de aceitunas

00730_1548340473

BLUE ROSE

  • 60 ml Johnnie Walker Blue Label
  • Pedro Ximenez y agua de rosas para rociar el vaso
  • mucho hielo
  • piel de naranja

01305_1053469317

Si queréis un buen libro que os acompañe en la sombra leed Mezclados y Agitados de Antonio Jiménez Morato. Cuenta historias y anécdotas sobre los mejores cócteles, los escritores que los bebían y los bares que frecuentaban. Y recordad:

Mi padre me dijo que leyera mucho ante todo. Sobre todo que viera en la lectura no una obligación sino un goce. Creo que la frase “lectura obligatoria” es un contrasentido. La lectura no es obligatoria, debemos hablar de placer obligatorio ¿por qué? el placer no es obligatorio, el placer es algo que buscamos. La felicidad no es obligatoria, la felicidad la buscamos también. Yo he sido profesor de literatura inglesa durante veinte años en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Y siendo profesor he aconsejado a mis estudiantes que si un libro les aburre, déjenlo, no lo lean porque es famoso, no lean un libro porque es moderno, no lo lean porque es antiguo, si un libro es tedioso para ustedes déjenlo, aunque ese libro sea “El paraíso perdido” o “El Quijote”, pero si un libro es tedioso para ustedes no lo lean, ese libro no ha sido escrito para ustedes. 

La lectura ha de ser una forma de felicidad. De modo que yo aconsejaría, a esos posibles lectores de mi testamento (que no pienso escribir), les aconsejaría que leyeran mucho, que no se dejaran asustar por la reputación de los autores. Que leyeran buscando la felicidad personal, un goce personal. Es el único modo de leer. 

Borges

02163_1245923320

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s