Os espero con ganas

image

La naturaleza lo es todo. Nos ayuda a desconectar y a la vez a conectar con lo más profundo de nosotros, nos avisa de la lluvia y nos refugia de ella. Si la naturaleza quiere revelarse no hay nada que hacer, porque ante su fuerza estamos vendidos. Nos regala esas verduras ya tan difíciles de encontrar, esas flores que crean una gama cromática casi irreal y nos regala también la fruta sin la que no podríamos disfrutar como lo hacemos del vino.

Los viñedos dejan crecer generosamente sobre sus sarmientos esas frutas blancas, tintas, carnosas o menos. Crecen poco a poco, con la tranquilidad que da el campo, pero de forma constante. Resistiendo a vientos y a jornadas de insistente Sol.

Cuando empieza el nuevo curso esa calma se rompe y las parcelas se llenan de manos humanas, esas que han esperado con paciencia durante todo el año, que han vigilado los viñedos sin descanso y que han sufrido cuando el granizo acechaba. Esas manos que se han fiado del ciclo lunar para dejarse guiar en su labor y que ahora deciden que es el momento de actuar y tintarse las uñas del color natural del tanino.

Desde el momento en el que la uva llega a la bodega todo es cuestión de química. Algunos la aplican más que otros. Acero, madera, cemento… Reluce la acidez, el azúcar, la astringencia, el carbónico… Se va conformando la personalidad del vino a través de todos esos matices que nunca dejan de evolucionar y transformarse.

Cuando ese vino se embotelle y forme parte de la nueva bodega hablaremos de él y meteremos la nariz en la copa para desnudarlo y clasificarlo, cada uno aplicando su estilo o su técnica mas o menos acertada. Y al hacerlo, se nos pondrán los pelos de punta de la emoción o se nos torcerá el gesto. Pero, sea lo que sea que nos provoque, siempre deberá prevalecer el respeto hacia una trabajo que realmente admiro y para el que no hay ninguna verdad absoluta.

Os espero con ganas.

image

SUCCÉS. EL MENTIDER

Vino tinto de la Cuenca de Barberá (Tarragona), uva 100%Trepat, realizado a cargo de un grupo de chicos jóvenes que llevan poco tiempo en este mundo pero que derrochan una pasión abrumadora. Defienden una intervención mínima en la viña y vinificación. La vendimia ocurre en el mes de septiembre y, tras la fermentacion, dejan reposar el vino en barricas de Borgoña durante 5-9 meses, dependiendo de la añada.

Las parcelas de las que disponen son pequeñas por lo que su producción es reducida.

Para aquellos que hayan probado en anteriores ocasiones vinos realizados con esta uva difícilmente la podrían identificar aquí, de ahí el nombre “el mentiroso”.

Se encuentran notas acompotadas, a especias (clavo, pimienta negra), incienso, balsámicos. En boca no salta la astringencia en absoluto, se presenta redondo y con un final algo alcohólico.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s