Honesta Taberna Verdejo

Un lugar no es solo un espacio, es quien está en él, como una buena comida no lo es únicamente porque esté bien hecha sino también por el alma que alguien ha plasmado en ella. Es una idea creada en cualquier momento, desarrollada en una cocina cualquiera y finalmente representada de forma libre. Después, esa creación será juzgada positiva, negativamente o de forma neutra. Sobre cómo asumir ese juicio dependenderán muchos otros aspectos humanos que escapan a la numeración como son el ego, la humildad, la autocrítica, etc.

No hay algo que me guste más que encontrar un lugar que vibre porque hay personas detrás que lo hacen vibrar con trabajo constante y creativo, sin que su único objetivo sea el beneficio económico sino que se mezclen el bienestar y la felicidad de la gente que les visita. Al menos así me lo pareció el día que visité Taberna Verdejo. Un lugar pequeño en el que te acogen las conversaciones ajenas y un olor a casa. Regentado por mujeres que entienden que hacer una cocina honesta es seguir un camino con el que se identifican. Ellas son cercanía, son verdad y sus guisos son una vuelta a lo que sientes que importa.

Bordan los salazones y los escabeches (el de solomillo es imponente). La oferta de vinos es más que digna de cualquier taberna de pro, con mención especial a los vinos de Jerez, esa joya redescubierta de la que ya he hablado (y seguiré haciéndolo). Lo cierto es que disfruté de todos sus platos, mención aparte merece la albóndiga de sepia y cazón, melosa, jugosa, suave y potente al mismo tiempo; y el tartar de carabinero que te transporta a comidas frente al mar.

Marian y Carmen llevan dos cortos (o no tanto) años abriendo y cerrando esta taberna pero lo cierto es que no dejas de escuchar por aquí y por allá lo bien que lo hacen. Ahora, que puedo hablar con conocimiento de causa, defenderé tras la barra en la que trabajo su cocina, su lugar con alma brillante y su actitud honesta.

Taberna Verdejo. Calle de Espartinas, 6. Madrid. 

Un Jura con mucho de manzanilla
Un Jura con mucho de manzanilla
Escabeche de solomillo
Escabeche de solomillo
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Elena dice:

    Que hambre, quien ir. Unas amigas van a Madrid y ya les he dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s