Aforismos de Brillat-Savarin

Busca mejorar cada día, avanzar, busca nuevos retos, metas que le motiven y le hagan sacar la garra del guerrero que esconde. Intenta ser mejor en alguna cosa en concreto, o en varias, incluso intenta ser mejor persona moldeada con valores sólidos. Prueba a vivir la vida de otra forma, dándole más sentido a su paso o a su paseo. Y así lo intenta, fracasa, vence, sigue (o prefiere no hacerlo), busca otras vías o simplemente se queda paralizado.

Y el tiempo pasa pero no apaga sus ganas de soñar, de anhelar, facultad que le mantiene en movimiento continuo y cíclico. Sin embargo se sigue extrañando cuando algo no sale como lo había previsto, por mucho que haya intentado mejorar aquello que le hizo flaquear en otras ocasiones. Y cuando se desorienta busca la inspiración en otros que escribieron, dijeron, cantaron o pintaron y así vuelve a sentirse libre.

Aforismos del profesor Brillat-Savarin 

1826

I. El Universo es vida, y todo lo que vive se alimenta.

II. Los animales pacen; el hombre come, pero sólo el hombre inteligente sabe comer bien.

III. El destino de toda nación depende de su forma de comer.

IV. Dime lo que comes y te diré quién eres.

V. El Creador, al condenar al hombre al deber de alimentarse para poder vivir, lo atrae a través del apetito, y lo recompensa mediante el placer.

VI. La gourmandise es un acto juicioso, mediante el cual concedemos nuestra preferencia a los alimentos agradables al gusto, por encima de aquellos que carecen de tal cualidad.

VII. El placer del buen comer incumbe a todas las edades, condiciones, naciones y épocas. Puede asociarse a todos los otros placeres y es el último en desaparecer, para consolarnos de la pérdida de aquellos.

VIII. La mesa es el único lugar donde uno jamás se aburre durante la primera hora.

IX. El hallazgo de un nuevo manjar hace más en favor del bienestar del género humano que el descubrimiento de un nuevo astro.

X. Quienes se indigestan y quienes se emborrachan ni saben comer ni saben beber.

XI. El orden adecuado de la ingesta de comestibles comienza con los más sustanciosos y concluye con los más ligeros.

XII. El orden adecuado de la consumición de bebidas empieza con las más ligeras y termina con las más fuertes y aromáticas.

XIII. Es herejía sostener que no debe cambiarse de vinos; la lengua se satura y, tras la tercera copa, incluso el mejor de los caldos no produce más que una sensación obtusa.

XIV. Un postre sin queso es comparable a una beldad tuerta.

XV. El cocinero se hace, pero el buen cocinero se nace.

XVI. La cualidad más indispensable de cualquier cocinero es la puntualidad; también debe serlo del invitado.

XVII. Alargar la espera al convidado que tarda es una falta de consideración hacia todos aquellos que han sido puntuales.

XVIII. Quien recibe a sus amigos y no pone un cuidado minucioso en los alimentos que ha de ofrecerles no es digno de tener amigos.

XIX. Es deber de la dueña de la casa procurar que el café sea exquisito; del dueño, que lo sean los licores.

XX. Convidar a alguien significa ocuparse de su bienestar durante todo el tiempo que permanece bajo nuestro techo.

Y esta es una lista con la que empiezo el nuevo año. Extraída del libro “Fisiología del Gusto” escrito por Jean-Anthelme Brillat-Savarin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s