Viena y Sissi

image

Viena es una ciudad que siempre me ha transmitido magia y embrujo, que me transporta a salones de tapices dorados y mesas llenas de pasteles rebosantes de nata y pastelitos refinados y estéticos. Pero también atrapa con sus historias del imperio austrohúngaro y con personajes tan apasionantes como Isabel de Baviera.

image

Fue duquesa de Baviera, emperatriz de Austria y reina consorte de Hungría, pero era más conocida como Sissi. Una mujer dotada de una gran belleza física y muy inquieta culturalmente, quizá demasiado a los ojos de su familia, ya que esa inquietud venía acompañada de una fuerte personalidad y actos de rebeldía. Detestaba el ridículo protocolo de la corte imperial de Viena de la que procuró permanecer alejada todo lo posible.

Era gran amante de los animales pero sobre todo de la vida (excesivamente) sana. Se alimentaba a base de pescado hervido, alguna fruta y caldo de carne. Pero no sólo eso, sino que paseaba durante ocho horas diarias hasta extenuar a las damas de su séquito, e incluso llegó a colocar anillas en sus habitaciones para poder practicar deporte a escondidas.

Se puede decir que fue una adelantada a su tiempo y excéntrica. A partir de los 35 años prohibió que se la retratase o fotografiase y, para ello, se cubría el rostro con un velo azul, una sombrilla y un gran abanico de cuero. También se tatuó un ancla en el hombro y se hacía atar al mástil de su barco durante las tormentas.

Como teatral fue su vida también lo fue su muerte. Ocurrió durante uno de sus paseos por el lago Lemán en Ginebra, cuando la condesa Irma Sztaray fue atacada por un anarquista italiano que fingió tropezarse con ellas, aprovechando el desconcierto para clavar un estilete en el pecho de la emperatriz. Al principio Isabel no fue consciente de lo que había ocurrido, pero fue al subir al barco que las esperaba cuando empezó a sentirse mal. Se desvaneció, le desabrocharon el vestido para que respirara mejor y entonces descubrieron la mancha de sangre. Fue enterrada en Viena y recordada por siempre.

image.jpeg

Viena, al ser una de las capitales más antiguas de Europa esconde una riqueza artística abrumadora, pero también culinaria. Su cocina mezcla influencias húngaras, checas y judías así como también italianas y bávaras. Pero de todo esto os hablaré más adelante.

Continuará …

 

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ELENA BRAVO SUAREZ dice:

    Como siempre es un gusto leerte y hoy ademas me quedo expectante a la espera de ese continuara…..

    1. Un placer ! Y espero que esa segunda parte esté a la altura. Besos !

  2. esther bravo dice:

    Tu relato me ha hecho volver a los salones donde vivió Sissi y que me deslumbraron cuando los visité siendo casi una niña. Me gusta la imagen que das de ella en tan pocas líneas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s