Lugares de Lisboa

Lisboa está a 620 km de Madrid, a unas seis horas si los recorres en coche. Son muchos para un simple fin de semana pero no tantos para un puente largo y sí, totalmente merecedores de ello. A la entrada de la ciudad, y antes de cruzar esa réplica del puente rojo de San Francisco, te recibe con los brazos abiertos la versión lusa del Cristo de Corcovado, aquí llamado Cristo-Rei. Entonces, mientras atraviesas el Tajo, la ves de frente, escalando colinas y extendiéndose a lo largo de la Avenida Brasilia. Recogida y acogida desvelándose ante ese atardecer dorado y ardiente que se refleja en las fachadas revestidas de azulejo, calmada y mecida por la brisa del Atlántico. 

En las calles del Bairro Alto hay movimiento, hay música (las cuestas son de sobra conocidas), colores, gente de orígenes muy distintos que pasan el rato en las aceras. En esta parte de la ciudad la oferta de restaurantes y bares es bien amplia, en los carteles aparecen platos en su mayoría muy apetecibles que vas leyendo mientras escuchas como las tripas empiezan a rugir, avisándote de que al final, como siempre ocurre, tendrás que quedarte solo con uno. 

Taberna da Rua das Flores

Te abres paso por el estrecho pasillo del local hasta que llegas a un pequeño mostrador donde pides mesa, puede que te la den para dentro de una hora, dos, o que te manden a paseo amablemente, por lo que mejor llegar pronto. Una vez te sientas en un pequeño taburete frente a una mesita de madera el lugar no parece el más cómodo pero la gente come feliz, charla tranquilamente, bebe vino y las camareras son un encanto, por lo que incluso las incomodidades parecen tener su gracia. 

Aparece una de las camareras con una enorme pizarra y, pacientemente, te explica los platos que tienen hoy ya que los cambian prácticamente a diario. La gran mayoría de ellos tienen una pinta deliciosa, los que pedimos fueron los siguientes:

– Sargo a la plancha con salsa picante y algas 

– Vieiras a la brasa enrolladas en tiras de bacon

– Bacalao (no podía faltar) rebozado en panko con limón y mayonesa

– Bao picante de bacon y pepino encurtido

Y de postre:

– Tarta de chocolate finita finita, postre estrella de la casa

– Merengue

culinarybackstreets.com
vicadvisor.com
olivia.cc
coloredideas.com
Rua das Flores 103
Cuando sales de esta taberna lo haces feliz, esa felicidad que te genera el haber comido bien y además el ser atendido por gente que disfruta con su trabajo y lo hace fácil y bonito. Esa satisfacción llama a caminar, al menos a mí, y recorrer la ciudad ya de noche, sin calor, con menos gente que cruzarse y toda la calma del momento. 

Y asi, paso tras paso, llegas a un bar vigilado por una rana roja que trepa por su fachada. Debes tocar el timbre, bajar las escaleras y echarle una mano a esa digestión tomando alguno de los cocteles del Red Frog. Bebidas inspiradas en la ley seca de los años 20 con influencias tropicales de los 50 y 60: American Gangster, East Indian Posh Club, What Does Your Soul Look Like, Maybe Baby, Corn Old Fashioned y contando. Ahí abajo, sosteniendo tu copa y difuminado por la falta de luz, te das cuenta de que es imposible imaginarse un “búnker” mejor. 

nadacliche.com
Rua do Salitre 5A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s