Un verano en carretera. Etapa Nº1: Barcelona

Carretera y manta, mucha carretera. Escuchas música, pones la radio, cantas, te quedas en silencio y, mientas, los paisajes que caminan al otro lado de la ventanilla, cambian. Del verde pasas al árido, y de las casitas de piedra y cemento a otras de colores terracota y ocre. 

Vas alcanzando metas, conociendo lugares que te sorprenden y otros que te dejan indiferente, pero entonces sabes que ahí te esperan las cuatro ruedas listas para seguir rodando. Así los días, así las horas y las semanas. Cambia todo y también cambias tú un poco. 

Escuchas nuevos acentos, expresiones que te hacen reír, vives esa otra forma de vivir la vida, te adaptas a su ritmo e intentas encontrar la chispa y la gracia que esconden esos lugares que eligen descubrirse tal como son, sin más enredos. Y, de esta forma, masticando culturas, vas cumpliendo etapas. 

Etapa Nº1: Barcelona

Se trata de aprovechar el tiempo todo lo que te apetezca hacerlo y de la forma que te venga en gana. 

Xemei 

Cocina veneciana que busca representar la cocina italiana como se merece, adiós a la manida bolognesa, prostituída carbonara o lasagna de dudosa procedencia. Encuentras mucho pescado y, por supuesto, pasta. 

Comimos:

– Tartar de carne con salsa Cipriani (una mayonesa con mostaza y salsa Perrins).

– Gallo en escabeche (y qué escabeche).

– Pez espada (buena tajada) a la plancha con tomates cherry que tánto les gusta pasar a la sartén. 

– Spaghettis con salsa de anchoas y cebolla (mucha).

De postre:

– Tartaleta de crema chantilly (muy bien hecha) con trozos de manzana y mango. 

wemeetattherestaurants.com
barcelonanavigator.com
cocinatis.com

Paseo de la Exposición, 85. 

Boadas 

Miguel Boadas Parera creció jugando en las calles de La Habana donde sus padres, catalanes, se habían mudado para probar suerte y “hacer fortuna”. Allí trabajó en El Floridita, regentado por sus primos, donde descubrió lo que para él fue “la pasión y razón de su vida”, los cócteles. Más tarde viajó a Barcelona donde en el año 1933 comenzó a escribir la historia de ese pequeño local escondido junto a La Rambla. 

Camareros a la antigua usanza, impecablemente vestidos que alargan la copa algo más de lo estipulado por los medidores y que si alguna vez escuchasen algo, no serán ellos quienes lo cuenten. En mi vaso de martini, un Gimlet. 

thebestbarcelona.net
Maria Dolores Boadas, hija de Miguel. boadascocktails.com

Tallers, 1. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s