De Zamora a Suecia 

La semana pasada hablábamos del paralelismo existente entre los vinos de Jerez y los de Beaujolais en cuanto a la valoración tan baja que se tiene de ellos o el desconocimiento. Hoy volvemos a unir dos ideas, dos lugares completamente diferentes pero que albergan dos restaurantes con varios puntos de unión. Éstos son el Meson del Labrador en Castroverde de Campos (Zamora) y Fäviken Magasinet en Åre (Suecia). Muy osada puede parecer mi intención de relacionarlos aunque al final igual resulta que no lo es tanto. 

Partimos de que los dos se situan en pueblos un tanto perdidos de la mano de Dios, el primero en la Castilla y León profunda, rodeado de llanura y palomares, y el segundo en los campos altos de la región de Järpen, donde se celebran campeonatos de ski y donde el verde se cubre de nieve desde octubre hasta abril. Para llegar a Fäviken debes hacerte un buen viaje en coche porque ninguno de los aeropuertos más cercanos están precisamente cerca. En Lera ocurre lo mismo. ¿Qué ocasiona esta lejanía de las urbes?, pues que los cocineros se sirvan de productos puramente locales para elaborar sus platos. En Lera son sobre todo los animales de caza y las verduras de la tierra de Campos, así como la leche de sus ovejas o la harina con la que hacen su característico pan, los que sirven de base a su despensa. En Fäviken incluyen, además de carnes de caza y vegetales, pescados de río, mariscos de un tamaño descomunal y varios tipos de flores (sorprende el juego que pueden llegar a dar). 

Además, los dos se caracterizan por dominar un tipo de sistema de conservación de los alimentos, en Zamora bordan los escabeches y en Åre los encurtidos. Y es que cuando tu abastecimiento depende de la naturaleza más pura y salvaje es necesario ser precavido. 

Seguimos con las similitudes y aquí viene la que creo es la más importante, la sensación de bienestar que te envuelve al ser acogido por una familia en su hogar. Al llegar a Fäviken eres recibido por parte del equipo en el hall de una cabaña típica de la zona (blanca y roja) y, de ahí, te acomodan en los sofás de una salita donde hay varias mesas y una chimenea. Es en esta estancia donde comienza a discurrir el menú que sigue después en la parte superior de la casa para finalizar en la salita de nuevo. En un ambiente como este se propicia la interacción entre los comensales, sobre todo al final, con quienes se intercambian impresiones. Nadie te “invita” a irte, todo lo contrario, sacan un carro lleno de whiskies, jereces y puros que te puedes fumar en un tipi que tienen situado en el jardín. 

En Lera ocurre algo muy, muy similar. Eres recibido por la familia con quienes charlas tranquilamente antes, durante y sobre todo después del servicio. También cuentan con una salita ambientada con su chimenea donde te puedes quedar tras la comida el rato que quieras tomando lo que te apetezca. Es ésta una versión castellana muy parecida a la anterior que se basa en eso, en hacerte sentir amablemente acogido por una familia en su casa, donde no existe la prisa y sí una calma campestre agradable. Incluso ambos disponen de alojamientos para que no tengas que lanzarte a la carretera tras semejante festival. 

Sobra decir que en los dos restaurantes se come maravillosamente bien y que sus jefes de cocina, Luis en Lera y Magnus en Fäviken, controlan el producto que poseen de una forma asombrosa, porque no hay que olvidar que los dos han terminado desarrollando sus proyectos en los lugares que formaron parte fundamental de su infancia. Son admirables porque saben defender el sabor de su tierra y de sus orígenes a través de la calidad, el conocimiento y la humildad, y eso creo que los hace auténticos. Uno pilla bastante más a desmano que el otro, eso seguro, pero si tienen ocasión, no dejen de visitar ninguno de los dos. 

Pork chop. Fäviken
Lupin curd gratin. Fäviken
King crab and almost burnt cream. Fäviken
Scallop. Fäviken
La salita. Fäviken. Crédito: moore.se
Exterior. Fäviken. Crédito: Incrediblefood.com.au

Perdiz con berza y castañas. Lera. Crédito: verema.com
Pichón estofado. Lera. Crédito: TripAdvisor
Exterior. Lera. Crédito: booking.com
Lentejas con pato. Lera. Crédito: Complicidad Gastronómica
Crédito: ciudadano noodles

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ELENA BRAVO SUAREZ dice:

    Leyéndolo me han entrado unas ganas increíbles de ir a los dos, aunque como muy bien dices, uno pilla bastante más a desmano.
    De todas formas, tienes una forma de escribir tan bonita, cercana y descriptiva, que pienso que ya he estado en los dos. ¿Un poco ilusa, no?

    1. Qué bonito, y bonita. Pues fíjate que la tuya me parece una forma de viajar con la imaginación muy bonita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s