Libros, lectura y escritores. 

Los ratos de lectura se transforman en momentos de plena concentración y atención. Palabras que, juntas, cobran sentido y crean una gran historia. Los libros son un tesoro que te ayudan a entender mejor el mundo actual y a darte cuenta de que hay muy poco de novedoso en nuestra historia reciente porque prácticamente todo está ya inventado o dicho hace muchísimo tiempo. 

A veces buscamos volver al pasado para encontrar respuestas y, otras, adelantarnos a algo que es pura fantasía y que creo nace de un impulso dominado por la soberbia e ignorancia. Por esto leer te trae de nuevo al mundo real y limpia la mente de esas ansias algo “oscuras” que en ocasiones se nos presentan. 

Quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controlará el futuro

1984. George Orwell. 

Así pues, leamos mucho y bien porque de esta forma seremos personas más libres e independientes. 

Os dejo una lista de algunos de los textos que me han gustado especialmente; evidentemente todos están relacionados con la gastronomía pero hay mucho de la vida en cada uno de ellos. 

  • Confesiones de un chef – Anthony Bourdain 

Recuerdo que lo leí cuando trabajaba en un restaurante de Londres y no me pudo venir mejor para intentar entender la mecánica de un restaurante y la mente del cocinero. Relata sin censura el mundo de la hostelería a partir de su experiencia. 

  • Bueno para comer – Marvin Harris

Digamos que es un libro de antropología alimentaria. Me atraparon capítulos como el del cerdo abominable, el de lactófilos y lactófobos o el de la antropofagia. 

  • Mis almuerzos con gente inquietante – Manuel Vázquez Montalbán 

Soy ferviente seguidora de su trabajo, cosa que dejé clara hace algún tiempo en este blog. Escritor y periodista inquieto, sensible, despierto y tremendamente inteligente. Lo cierto es que para elaborar este libro almorzó con gente inquietante de verdad: Jesús Quintero, Fraga Iribarne, Bibi Andersen … 

  • Parada y fonda – Victor de la Serna

Es una fortuna poder leer a escritores tan talentosos como lo era Victor de la Serna quien, además, sabía comer como está mandado. Durante muchos años firmó crónicas transformadas en piezas literarias bajo el seudónimo de Punto y Coma. 

  • Manual de anfitriones y guía de golosos – Grimod de la Reynière

El 12 de diciembre del año pasado escribí esto sobre Grimod y su manual. Es divertido comprobar las leyes culinarias de la nobleza que reinaban en la Francia de los siglos XVIII y XIX. 

  • Carnet de ruta – Néstor Luján

Me maravilló descubrir el poderoso conocimiento que tenía este gastrónomo sobre las cocinas del mundo en un tiempo en el que viajar no era tan fácil ni asequible. Es uno de esos libros en los que aprendes que en la vida hay que conocer y vivir para poder exponer. Aquí podéis leer algo más sobre este libro. 

  • Tras las viñas – Imma Puig y Josep Roca 

Creo que es uno de los libros del momento, en el que se aborda el trabajo en la viña y la historia que hay detrás de una bodega. Y lo hace a partir de la experiencia de varios viticultores que trabajan en partes del mundo muy distintas. Habla de vino, pero sobre todo habla de personas y de cómo cada uno, con su particular filosofía, llega a conclusiones muy dispares ante un mismo problema. 

Podemos entender un vino cuando tenemos el coraje de dejar a un lado nuestras limitaciones racionales y culturales. Sentir es entender. 

Reinhard Löwestein, Bodega Heymann-Löwenstein (Mosela, Alemania). 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s