Iruña, Zarate y Etxebarri

Horas para pasear, para levantar la vista y observar allá donde terminan los edificios y se funden con la montaña, y su verde. Horas para pensar, para dedicar el tiempo a lo que verdaderamente nos emociona y nos conmueve. Así pasamos las horas, bajo nubes y claros, entre txirimiri y respirando salud de esa que condena el reloj al olvido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Gilda en el Iruña
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Comedor del Iruña
El Iruña es un clásico de la ciudad, y es que lleva despachando pintxos y zuritos desde 1903. Casi nada. Son muy populares sus pintxos morunos y llaman la atención las paredes decoradas con azulejos en los que se pueden leer nombres de varias bodegas jerezanas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Zarate
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Zarate
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Socarrat. Zarate
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Txuleta. Zarate
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Pimientos. Zarate
Primera visita a Zarate, y primera toma de contacto que me ha dejado muy buen sabor de boca. Un trato súper amable, en un ambiente íntimo (parece mentira que se ubique en plena calle Pozas, la calle del poteo juvenil y no tan juvenil por excelencia) y con una comida clásica vasca, bien hecha, que es lo importante.

A destacar el tartar de atún de Balfegó (la foto no quedó resultona), los txipirones en su tinta (son poco fotogénicos de por sí, mis disculpas) tremendamente tiernos, y el requesón con frutos rojos, un requesón de verdad, cremoso y sabroso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Axpe
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Entrada parking Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Campanario de Axpe y el Amboto
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Antxoas en salazón. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Cracker de boletus. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Tomate y Bonito. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Mesa. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Caviar y croqueta de calabaza. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Gambón de Palamós. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Boletus con Berenjena. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Kokotxa. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Tripas de Bacalao con Pimiento asado. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Lenguado sacrificado en el restaurante. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Ensalada y Txuleta. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Flan de queso. Etxebarri
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Café. Etxebarri
Y qué decir de Etxebarri, a mi parecer lo más cercano al restaurante perfecto, por su entorno, su sensibilidad, su protagonista de manos robustas pero delicadas al mismo tiempo, por su producto excelente y perfectamente seleccionado (lo cual acarrea muchos quebraderos de cabeza al equipo), por sus vistas, sus ganas de crecer, su antxoa en salazón y grandiosa txuleta y su, que no se queda atrás, crujiente ensalada que la acompaña. Y, como no mencionarlo, por su flan de queso que sabe a leche hervida de la que puedes encontrar en algunos caseríos.

Bittor ha pasado el verano viajando por pueblos pesqueros de Japón para conocer el mundo de la pesca y las técnicas que allí utilizan a la hora de sacrificar el pescado. Técnicas que ahora aplica en su restaurante: el tanque lleno de agua de mar y peces llega en una furgoneta y allí se quedan los animales tranquilamente hasta que llega su hora, entonces los saca y los sacrifica de tal forma que mueren al instante. La carne que resulta es sabrosa, tersa y dista mucho de esas carnes llenas de agua que puedes tomar en otros establecimientos. Digno de probar, sin duda.

Tres lugares diferentes, tres filosofías muy distintas, pero los tres son lugares que hacen del País Vasco digno de su buena fama gastronómica.

P.d.: Si queréis saber más sobre Bilbao, solo tenéis que pinchar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s