La gracia de verte con las manos en la masa

Que nada os pare. Estoy convencida de que cada uno sabe lo que quiere, lo que de verdad le gusta y le apasiona. Mi consejo (o llamamiento) es que lo escojáis, lo luchéis y lo valoréis cada día. Que comáis con las manos si es lo que os llama, o empecéis por el postre si…